Mark Fish en la piscina, el defensa surafricano disfruta de los ratos libres que le deja el fútbol.


SALTÓ A LA FAMA EN LA COPA AFRICANA DE NACIONES

MARK FISH: "QUIERO TRIUNFAR EN TODO LO QUE HAGO"

POR DAVID LEGGE
David Legge es el Jefe de Redacción Asistente en el periódico Sunday Independent
en Johannesburgo y corresponsal del fútbol africano para la Agencia France-Press.

FOTOS: ONZE MONDIAL

Fué la figura estelar del equipo campeón de los anfitriones en la Copa Africana de Naciones en enero en Sudáfrica. En la entrevista con FIFA Magazine, Mark Fish habla sobre su carrera, el presidente Nelson Mandela y sus deseos y metas.

FIFA Magazine: Mark, cuéntenos algo de su niñéz...

Mark Fish: Nací en la hermosa ciudad de El Cabo, donde se unen el Océano Atlántico y el Índico. Cuando mis padres se divorciaron, me mudé a Pretoria, una ciudad llena de alamedas a unos 60 km al norte de Johanesburgo. Fui a la "Pretoria Boys'High", una escuela que favorecía el rugby y donde se miraba con desapruebo a los escolares que jugaban al fútbol, considerado un deporte de los negros. No fue una época realmente agradable, de modo que no estuve triste cuando terminó. Me sentí sumamente fastidiado cuando Robbie Brink fue contratado por los "Springboks" (selección nacional de rugby) y aclamado por ser el primer deportista de la escuela que representara a su país, ya que yo había representado a mi país varias veces mucho antes de que Brink apareciera en escena. Para rematar, la escuela tuvo el descaro de pedirme que donase dinero para una nueva biblioteca...

Su lista de clubes comienza con el Arcadia Shepherds...

Era un club amateur en Pretoria y yo jugaba como centrodelantero. Roy Matthews, el entrenador escocés del club de primera división Jomo Cosmos, vino un día a observar a su hijo y me descubrió. Muy pronto, pasé al Cosmos por varias temporadas. Cosmos no es un club tan grande como por ejemplo el Kaizer Chiefs o el Orlando Pirates. Estaba dirigido por Matthews y Jomo Sono, uno de la futbolistas más renombrados de Sudáfrica. Jugué 14 veces en 1992 y 41 el año siguiente, cuando conseguimos clasificarnos para la Copa Africana. Ganamos la semifinal contra todo pronóstico, pero luego fuimos aplastados por un club de la Costa de Marfil. Tuvimos que jugar con un equipo fuera de forma por varias razones y nuestro guardameta, un antiguo jugador de 37 años de edad, emergía de su retraimiento cada vez que teníamos un partido de copa.

MARK FISH

Nombre: Mark Anthony Fish
Apodo: Big Fiiiiish
Fecha de Nacimiento: 14 Marzo de 1974
Lugar de Nacimiento: Ciudad de El Cabo
Educación: Pretoria Boys'High
Estatura: 1.91 m
Peso: 86 kg
Posición: Defensa Central
Club: Lazio Rome (Italia)

Clubes Precedentes:
Arcadia Shepherds (aficionado), Jomo Cosmos, Orlando Pirates.
Palmarés: 1996 medalla de Oro de la Copa Africana de Naciones;
1995 Ganador de la Copa Africana de Campeones (Orlando Pirates);
1994 Campeón sudafricano (Orlando Pirates);
1994 Mejor Jugador del Año en Sudáfrica.
Actuaciones Internacionales:
17 (Australia, Egipto, Zambia, Zimbabwe - dos veces, Argelia, Angola, Camerún, Ghana, Madagascar, Mauricio, México, Mozambique, Túnez) Debut:
México (Los Angeles, 6 de octubre de 1993, como suplente)
Goles:
Uno (Algeria, en Johannesburgo, 27 de Enero de 1996)
(Datos del 5 de Marzo de 1996)



En 1994 fichó para el Orlando Pirates, ¿cómo se adaptó a este club?

Como guante a la medida. En mi primera temporada les ayudé a ganar el título de la liga por primera vez en décadas, aunque me perdí el desempate tras haber sido lesionado en un accidente automovilístico. El año pasado fue incluso mejor, ya que nos alzamos con la Copa de Campeones Africanos, el premio más codiciado en el fútbol africano de clubes. Con este triunfo, los Piratas dieron por terminado un monopolio de 11 años de la competición por parte de equipos de África del Norte.

"Nuestro éxito en la Copa Africana de Naciones fué increible"

¿Cómo lograron conseguir los Pirates esta hazaña?

Con el sudor de la frente, mucha garra y valentía. Derrotamos a clubes de Suazilandia, Nigeria, Gabón, Uganda y Costa de Marfil. Tuvimos ciertas dificultades cuando fuimos derrotados en casa por el ASEC de Abiyán en el partido de ida, pero conseguimos derrotarlos en el partido de vuelta ante una fanática hinchada de 40,000 espectadores, marcando el único gol a mediados del segundo tiempo.

Y unos pocos meses después, estaba aferrando un trofeo incluso mayor...

Sí, el más grande y el más bonito de todos en África -la Copa de Naciones. Si uno reflexiona un poco sobre este hecho, entonces hay que reconocer que nuestro logro es algo increíble, extraordinario... llámelo como quiera, pero hay que reconocer el mérito de los jugadores, del entrenador nacional Clive Barker y de Madiba (el presidente Nelson Mandela) en este magnífico triunfo. Triunfamos en el debut propiamente dicho derrotando a Camerún, Angola, Argelia, Ghana y Túnez.
Mark Fish entrenando con sus compañeros...

Usted mencionó al presidente Mandela, ¿cuál fué su influencia?

En la escala de Richter de ocho, su influencia fue 20! Cuando no estaba presente en el estadio para saludarnos y animarnos, venía al hotel del equipo antes de los partidos para alentarnos. Nunca hemos perdido en su presencia y tampoco lo haremos en el futuro. Nuestro presidente es realmente muy especial y todos lo veneramos..

Algunas personas consideran irónico que usted, como blanco, pertenezca a un grupo racial que había encarcelado al Sr. Mandela durante décadas.

No soy fruto de la segregación racial y mi mejor amigo es Edward Motale, un compañero negro del Orlando Pirates. Si usted le pega a Eddie, entonces me pega a mí. Salimos juntos a tomar un trago, a discotecas y visitamos juntos las comunidades negras. Para mí existen solamente seres humanos; no hay negros o blancos o mestizos...

Cuando finalizó la Copa de Naciones y Sudáfrica se proclamó campeón, usted fue un héroe nacional entre negros.

Así es. Fue fantástico. En el fondo, soy una persona tímida que busca la vida tranquila, pero fue conmovedor ser asaltado por miles de personas en busca de un autógrafo. Todo esto me da grandes esperanzas para el futuro de nuestro país. Supongo que los espectadores en ultramar comprendieron que somos una selección nacional formada por negros, mestizos y blancos que juegan todos por su presidente.
...y como estratega defensivo en el equipo surafricano.

Cuando usted juega la pelota, la multitud corea "Fiiiiish...Fiiiiish". ¿Le afecta de alguna manera?

Me da aún más determinación para triunfar. Primero, soy consciente de que se aclama mi nombre y esto me impulsa a ser creativo. Luego, no los oigo más, pues me concentro a fondo en mis jugadas. Una vez concluida la maniobra exitosamente, me siento bien, requetebien.

¿Le distrajo la presencia de tantos agentes de jugadores extranjeros durante la Copa de Naciones?

En realidad, no. Les dije que se pusieran en contacto con el Orlando Pirates. Mi mente estaba concentrada en ayudar a mi país a ganar la Copa de Naciones. Sabía que si jugaba bien y si Sudáfrica terminaba en una buena posición, entonces mis oportunidades de jugar en el extranjero serían grandes. Además, no me ocupo mucho de los agentes, porque generalmente te prometen el cielo y las estrellas y, en realidad, solamente están interesados en sí mismos. Preferiría tratar con una persona que simplemente desea ofrecer su ayuda. A una persona así le daría una comisión del 20 por ciento.

Usted visitó Manchester United y Lazio Roma antes de decidirse por el club italiano. ¿Por qué rechazó a United para la gran sorpresa de muchos sudafricanos?

Ambos son grandes clubes, pero mis ambiciones fueron siempre las de jugar en Italia, de modo que al someter el Lazio una buena oferta, supe que era la movida correcta. Fiché para la temporada 1996-97 y estoy determinado a seguir los pasos de famosos futbolistas sudafricanos como Steve "Kalamazoo" Mokone y Eddie Firmani, quienes impresionaron a la afición italiana.

¿Qué expectativas y ambiciones tiene para el futuro?

No vivo solamente para el fútbol. Quiero gozar de la vida al máximo. Quisiera volar un avión y conducir un coche de carrera. El fútbol me ofrece la oportunidad de experimentar muchas cosas y conocer mucha gente. Pero no es todo. No me gusta hablar constantemente de fútbol y no me emociono por toda la atención que se me presta. Prefiero salir con mis amigos y encontrarme con chicas bonitas. Quiero ser un ganador. Quiero triunfar en todo lo que hago. En estos momentos, el fútbol está en primer lugar y daré lo mejor de mí al respecto.

Retornar a la Tabla de Contenido


InformaciĆ³n de prensaFIFA Handbook

Copyright © 1996 Fédération Internationale de Football Association. Derechos reservados.
Copyright © 1996 En-Linea, Inc. Derechos reservados.